Circunstancias atenuantes

Debes considerar seriamente la posibilidad que, después de esa mirada, todo sea diferente.

Y he intentado dejar de mirarte, sí, al extremo de perder la compostura en la suma de todos estos momentos. Pero aquí me tienes de nuevo, atravesándote la mirada con mis ojos pardos, casi negros.

No ha dejado de perseguirme, esa cálida fogosidad de tu existencia: me he hecho presa fácil de tu embrujo, de las sinuosidades de tu ser: finalmente terminé siendo un aprendiz en esta historia de conquistas, de juegos, de derrotas, de espejismos.

Sin embargo, iluminas mi interior con solo devolverme una pequeña sonrisa asomada en tus labios. Hoy, ahora, no puedo negar que de este amor sí soy culpable, y que las circunstancias atenuantes que pueden salvarme de la marea de fuego que recorre mi ser como el crepúsculo que incendia los lindes del desierto, ya dejaron de tener el efecto de sobrevivencia que se establece antes de fundirse materialmente en la carne y, de forma simbólica, más allá de  la perdición de las miradas.

Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s