Aspectos

I

La llave es una cerradura de pasaje impreciso
depura,
decanta,
tamiza los hechos en un filtro inagotable,
un paraje indiscutible:
la historia –juego de palabras– es histeria,
sus cenizas -sin rasgos de juego- sólo violencia y miseria.

II

Contacto entre manos distintas
acercamiento de manos distantes,
ilusión de palabras extintas
realidad de palabras despiertas,
máscara de sueños olvidados
Careta de sueños postergados,
comunión de lazos esparcidos
arma mesiánica de creencias,
aura de mediaciones activas
locución airada de extraña ciencia,
imágenes míticas,
rituales,
procesales.

III

Tesis de engaño
antítesis de melosa felonía,
estimulante traición de tu amor por mi gloria
sangre sin respuestas,
aborto mal anunciado
síntesis de aspectos bañados en lágrimas.

IV

Donde hay sombras no sobrevive la luz,
donde no sobrevive la luz prevalece tu oscuridad,
donde mora la capa de tu oscuridad,
el ingenio tienta tu tinta sombra:
busca en ti la luz
y conoce el propio aspecto escondido de la luz en la oscuridad.

V

Naces después de un naufragio,
cualquier noche en cualquier mar,
naufragas para nacer
aunque sea de noche y no sepas del mar,
naces del naufragio de tu propia noche y mar
recreando eternamente el aspecto de tu nacimiento
oscuro y líquido.

VI

Cuántas horas más trae este día,
no puede traer más horas que ayer
pues ayer, increíblemente, trajo las mismas horas que hoy
pero hoy te parece más largo ¿no?
¿Qué diferencia hoy de ayer en el aspecto de ser el mismo día?

VII

No sigas el camino si no sientes tus pasos.
No sabrás del camino.
No sabrás del peso del camino,
aunque nadie lo conoce en realidad.
¿Piensas que ya has andado en demasía?
Jamás conocerás el aspecto final del camino si no despliegas tus pies,
simple y libre.

VIII

Si destruyes tus palabras después de decirlas,
no tendrás nada que decir algún día.
Habla sin que te pierda el miedo al error
equivócate al hablar, pero no destruyas lo que dices:
cada vez que hablas me construyes
en el aspecto de decirme de ti.

IX

Se cierne en la mente la premisa urgente y desbordante:
concilia todos los aspectos de la vida,
una y otra vez para empezar de nuevo una y otra vez,
repite los éxitos perforados por las ráfagas de la derrota
y es tan claro el error como la luz.

X

Da lo mismo morir hoy que ayer
pues realmente eres el aspecto de todo:
no existes pero existirás como ya lo hiciste.

XI

Recuerda que otros besos quemaron tu cuello
y el resultado es igual,
otro licor menos cándido
sembró tu cabeza de danzas y serpentinas,
otro sol te bendijo algún atardecer
para maldecirte más tarde con el nacimiento de la luna.

XII

Hoy para mí eres ya por fin sólo el polvo de la tierra
y estas palabras que hablan al respecto,
ingenuo,
el aspecto vida es perecedero,
como la muerte es un aspecto eterno.

Alejandro Cifuentes-Lucic © 2010 / Original de 1984 – Libro M

Photograph: “Mi casillero vacío” – Original by Chicho Valentino (Madrid, España). Artwork used with permission.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s