Distancias / 3

(Despedida)

1

Sabes recordar cada hecho sin mediar los segundos,
sabes hablar de la mortalidad del día sin requerir la cabal comprensión del tiempo:
luego, inmaculada, me olvidas y me atas a tu vida como al prisionero que yace olvidado en el foso,
perdurando en el sueño, la gravedad de levantar un vuelo subterráneo por el cielo
y en un gemido, matar rozando los labios con un beso triste en mi cara.

2

Se vierte de azafrán en el descanso distanciado y desatento del clímax,
un aliento que muere encanecido en una maldita y temprana tempestad:
es el juramento lo que impide ver el suelo en el hedor azul del hechizo,
es preciso volver andar para buscar la estancia desatada en cada hebra
y atar los nudos diferentes de la lejanía y del azar.

3

Hunde tus dedos en mi cara y cubre de lágrimas dulces el mar,
ya no hay viento que cruce la tristeza separada de mi corazón
ni calamar que tiña de violeta mi ausencia de ti y mi ausente paz, sosegado:
sólo es ventura dividirse en un canto flojo perfilando la modorra,
es pregunta incesante, divertida, insana
es telaraña para armar, asesina, locuaz
es un trapecio en pleno espacio, cayendo, infinito
y una luna en pleno izar, peregrina y bella.

4

No queda mi lenguaje en disonancia, es bravata al descubierto
la entera sumisión de rodillas:
la espera perniciosa
el arte sin preparar
lucir la sangre llena
amar en solitario
buscar sin búsqueda impaciente, sin distar.

5

Si me ves inmerso en la terrible hazaña de enfrentarte, hoy
piensa en el resto de este viaje, en toda la incursión,
llegar a ti no fue fácil oculto entre las sombras negras de la noche,
perdido entre esta despedida sin amores ni horizontes,
sin el remordimiento de la melancolía, con las lágrimas secas, sin la aparencia ni el azar de rezar.

6

Ya no tengo la flor de tu sonrisa prendida a mi corazón, acéptalo
al mirar nuestro camino que empuja nuevas sendas,
queda ante mi la distancia entre el último rastro, vacío, de ti,
para recorrerla entera en un ardid, muerto, el beso acentuado en mi perdición.

Alejandro Cifuentes-Lucic © 2010 / Original de 1989 – Libro M

Photograph: “Las caras del bosque” – Original by Adriana Reid (Ciudad de México, México). Artwork used with permission.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s