Confesiones

Canto en ordenanza de prever las consecuencias,
llegar a tiempo a mi muerte en un confesionario
que se llena gradualmente de mi sangre y mi vacío.

Canto en raciocinio de salir al desencuentro,
calmar esta densa tristeza con una dosis de llanto,
estertor que riega mis heridas, silente, en un torrente de dolores.

Canto en condiciones moribundas en la lateralidad del desapego y los sentimientos,
esenciales para el hecho de morir en un breve letargo, eterno,
amargo aciago en una mesa cubierta con la sábana fría de mi cuerpo.

Canto en sueños y deseos profundos, quebrantados de tanto silencio,
si existe el tiempo quiero de mis ojos el descanso, para mi,
una razón suficiente para encontrar acogida en esta muerte tan esquiva.

_____
Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2010
Original de 1987 en Incursiones. Del amor y otras mecánicas. Segundo Libro.

Fotografía: “Confesiones” – Obra original de Marijana Lucic (Kikinda, Serbia). Usado con permiso de la autora. Todos los derechos reservados ©.

Anuncios

El beso imperfecto

1

Ese beso imperfecto poseído ayer
en el rellano de una escalera,
mi dulce enhorabuena
-mientras el rocío del mar pulverizaba la orilla del mundo
con su insaciable sed de alcanzar las estrellas-,
es hoy el recuerdo tierno, perfecto, nuestro
de un beso profundo, fundamental
la raíz precisa de mi osadía.

2

Aquí junto a mi piel, tatuada,
la tuya me dejó una extrema confusión de humedad,
roces y aromas salvajes,
que ahora mudos se retuercen
en el placer de mis recuerdos.
La cruenta despedida,
el beso que destroza el momento hermoso,
la rememoración de los cuerpos y el sudor y el amor,
el mismo cielo, otra hora, hoy
la misma historia.

3

A mi poesía le falta tu rostro, lo sé.
Me lo dice la maestría que el tacto perdido de tus manos dejó en mi cuerpo,
y las profundas carencias que provocan en ti,
la ausencia de las mías por entre los hirsutos caminos de tu piel,
en ese sabor impreso en la memoria de los dedos y los labios,
esa profusa sensación que es tenerte así poseída en la insondable fruición,
suspendida entre mis brazos, anidada a mi regazo,
mía en el instante previo a desaparecer en la niebla de tus ojos.

4

He hecho un inventario de todas aquellas cosas profundas que quiero contigo,
y le faltan palabras al deseo que intento escribir en esta añoranza de tu nombre.

Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2010